Abriendo fronteras deja Melilla tras comprobar la sistemática vulneración de derechos humanos en la frontera sur

Publicado en Noticias

La caravana Abriendo Fronteras deja Melilla tras conocer de primera mano y visibilizar la continua y sistemática vulneración de derechos humanos que se da en la frontera sur. Antes de partir realizaron un acto reivindicativo a favor de las mujeres porteadoras subrayando que “son trabajadoras” y merecen unas condiciones laborales justas y protección frente al uso arbitrario de la fuerza por parte de los cuerpos policiales.

Tras realizar la noche anterior una multitudinaria manifestación por el centro de la ciudad, la caravana se concentró ante la valla situada en la playa de la hípica bajo constante control policial y al grito de “Solidarité avec les sans papiers” (solidaridad con las personas sin papeles). En la manifestación se hicieron presentes jóvenes residentes en el CETI así como familias y personas de Melilla colaboradoras con la caravana y vecinas

Abriendo fronteras ha constatado gran apoyo por parte de la población melillense “Que tiene mucho que decir” y piden al gobierno central que actúe de inmediato garantizando el cumplimiento estricto de la ley y de los derechos humanos en el territorio.

Al partir rumbo a Almeria, desde el ferry arrojaron flores al mar, en homenaje a todas las personas muertas y desaparecidas en el Mediterráneo. Mañana visitarán un asentamiento en Níjar.

Acción en Almería, esta tarde:

Día 7: Melilla

Publicado en Noticias

Constatamos la institucionalización de la indiferencia y de la crueldad. Preocupadas por el impuesto margen de seguridad de nuestra ficticia comodidad, en algunos casos, y por un racismo y xenofobia sin ambages, en otros, se asienta la normalización de la explotación, de la exclusión y del horror.

Se puede vivir con los ojos cerrados ante esta realidad tan brutal y feroz? Se puede jugar plácidamente al golf frente a un centro de internamiento de personas migradas, compartiendo espacio con las palmeras decorativas, las vallas y las cuchillas?

En otra vuelta de tuerca del sistema, se asienta el miedo, simple, abrumador y elemental, y junto a él la insensibilidad y la barbarie.

En este breve pedazo de tierra africana, a diario mujeres transfronterizas son humilladas y explotadas. Trabajadoras sexuales de las que apenas tenemos datos, quedando aún más invisibilizadas. Trabajadoras del hogar, sin contratos, con sueldos miserables y expuestas a todo tipo de abusos. Porteadoras, ejes esenciales del denominado "comercio atípico", contrabando permitido, sin derechos laborales, soportan agresiones verbales y físicas también por las fuerzas policiales, arbitrariedad permanente... Mujeres resistentes y luchadoras, muchas de las cuales en sus rutas migratorias sufren violencia, agresión, explotación y acoso sexual.

Como nos mencionaba el policía nacional que nos atendió en nuestro cómodo paso fronterizo desde Nador, un nuevo símbolo de las desigualdades e injusticias planetarias, "ya sabemos que aquí (en España) no se cumple la ley ni se respetan los derechos humanos pero como en todo el mundo, no?". Y mi cabeza instintivamente acudió a Hertzainak "estamos trabajando por su seguridad, por la seguridad de todo el pueblo (...). Muchas gracias, muchas gracias".

COMERCIO ATÍPICO, situación ilegal

Publicado en Noticias

Después de una larga negociación en el paso fronterizo del barrio chino de Melilla la guardia civil permite la entrada de un pequeño grupo de 5 mujeres de la Caravana Abriendo Fronteras. El transcurso de la visita ha sido totalmente ficticio, aún así la tensión que hemos observado no se ha podido esconder. Hasta tal punto que una porteadora ha expresado que hoy ha sido un día excepcional en el que han podido trabajar. A nuestra presencia los cuerpos de seguridad han guardado las porras y han   Interpretado un falso papel de facilitadores. Esta falsa paz ha durado poco, pues a nuestro paso por el paso internacional hemos visto agresiones y represión hacia las personas que pasaban los fardos. Hay que destacar la agresividad arquitectónica de los pasos así como la falta de servicios y condiciones laborales mínimas. Denunciamos esta situación y exigimos, como mínimo, que las porteadoras tengan los mismos derechos laborales que nosotras. La situación, desgraciadamente, está tan naturalizada en la frontera sur que las personas asisten a este espectáculo a diario como si de la normalidad se tratase. El mundo tiene que saber que no es en ningún caso aceptable la vulneración sistemática de derechos humanos que se da en esta zona de excepcionalidad jurídica dentro del estado español y la UE.  
 
Comisión de 5 Mujeres de Caravana Frontera Sur
Visita al barrio Chino, 19 julio 2017
 

Día 6: Melilla

Publicado en Noticias

Tras el paso solidario por Málaga, alcanzamos territorio africano.

En Melilla, una elegante calle principal con solemnes edificios modernistas no logra enmascarar una realidad en la que se entremezclan las desigualdades, el clasismo más rancio y el racismo evidente. Orgullo patrio "españó" a raudales en una ciudad que te traslada a otra época que algunas personas añoran sin disimulo alguno. Muestra palpable de ello son los monumentos existentes en la ciudad o los numerosos falangistas y generales que dan nombre a unas calles que no conocen leyes de memoria histórica.

80.000 habitantes en un espacio reducido de 12 kilómetros cuadrados, rodeado de enormes vallas, cuchillas y fuerzas militares y policiales que permanentemente tratan de intimidar y extender el miedo.

Millones de euros invertidos desde que se inició la construcción de esta frontera física en 1998 tratando de proteger nuestros privilegios, previamente basados en el expolio y la generación de conflictos en muchos lugares del mundo.

Y cuando las vallas, alambres y cuchillas no son "suficientes" para frenar sueños, el sistema capitalista y patriarcal utiliza otras estrategias de control y opresión plasmadas en la situación de las trabajadoras de hogar y las porteadoras explotadas y resistentes, las lamentables condiciones del Centro de Estancia Temporal de inmigrantes (CETI) o la realidad desesperada de las y los menores no acompañados que tratan de sobrevivir en las calles de Melilla.

Como anuncian en su publicidad turística, "Todo un paraíso por descubrir".

Concentración frente al Palacio de la Asamblea de Melilla, donde el exministro de Interior Jorge Fermámdez Díaz daba una charla:

Concentración a las puertas del CETI de Melilla:

LA CARAVANA ABRIENDO FRONTERAS LLEGA HOY A MELILLA

Publicado en Noticias

Hace ya un año, cientos de activistas de todo el Estado español participamos en la primera Caravana a Grecia. Nos desplazamos entonces hasta el Mediterráneo oriental para reclamar un pasaje seguro para todas aquellas personas que, en busca de refugio, huían de las guerras y las violencias que se cebaban con Oriente Medio. Aquella experiencia nos sirvió para afianzar vínculos y nos hizo pensar también en la necesidad de denunciar no solo en Grecia, sino también es esta zona dela Frontera Sur de Europa, la sistemática vulneración de los Derechos Humanos que conllevan las políticas migratorias asesinas que practican tanto la Unión Europea como el estado español, que dejan morir a las personas.

Unas 500 personas y más de 100 colectivos ciudadanos y organizaciones sociales participamos en la caravana Abriendo Fronteras, que partió el pasado 14 de julio desde Catalunya, Euskal Herria, Castilla y León, Aragón, La Rioja, Cantabria y Comunitat Valenciana. Un día después, el sábado 15 de julio, hicimos parada en Madrid y, con la cadena humana que partía desde el Congreso de los Diputados, exigimos al Gobierno español que cumpliera con su compromiso de acogida para las personas refugiadas que se ven expulsadas de sus lugares de origen por las guerras y conflictos provocados por un sistema económico y político que genera injusticia y que prima los privilegios de unos pocos frente a los derechos de la mayoría. Tras una nueva parada en Sevilla, donde más activistas se sumaron a nuestra Caravana, llegamos el 17 de julio a Algeciras y Tarifa, para mostrar nuestro rechazo a la reclusión forzosa de personas migrantes, que no han cometido ningún delito, en los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs). En ambas localidades se ubica además un CIE en ruinas, con una terrible impronta carcelaria y con unas condiciones indignas para cualquier ser humano. Allí nos manifestamos y exigimos su cierre y el de todos.

Hoy por fin hemos llegado a la ciudad autónoma de Melilla, donde se visibiliza como en ningún otro lugar la sistemática violación de los Derechos Humanos que practica el Estado español en la Frontera Sur de Europa. Queremos ubicar en el debate público cuestiones tan relevantes como las violencias específicas que sufren las mujeres en el proceso migratorio, la trata con fines de explotación sexual, las devoluciones en caliente (a todas luces ilegales según la legislación internacional), las vallas con concertinas, la situación de las trabajadoras de hogar transfronterizas y las porteadoras, las pésimas condiciones del CETI de Melilla, la situación desesperada que viven las y los menores no acompañados que malviven en las calles de Melilla y la política de externalización de fronteras que practica el Gobierno español y que la UE ha elegido como modelo, delegando en las autoridades marroquíes la salvaje represión a las personas migrantes que intenta llegar a Europa.

Nos preocupan también y mucho las condiciones de vida de las y los vecinos de Melilla. Las estadísticas oficiales señalan que un tercio de la población, más de 22000 personas, se encuentran en riesgo de exclusión y pobreza. Aproximadamente unas 3000 están en situación de pobreza extrema. El 70% del desempleo que padece la ciudad autónoma corresponde a mujeres. Esta situación no va a encontrar solución convirtiendo Melilla en una fortaleza inexpugnable, por ellos solicitamos el restablecimiento de la legalidad y la puesta en marcha de una política migratoria diferente que respete los Derechos Humanos y atienda las causas reales que provocan este drama humano.

Queremos agradecer a las personas de Melilla la acogida y nos gustaría compartir con todas vosotras y vosotros las reivindicaciones y los actos que tendrán lugar estos días. Nos gustaría abrir las fronteras de la indiferencia porque además de fronteras físicas hemos levantado fronteras que nos atraviesan a todas y todos y alimentan los discursos xenófobos que sitúan a las personas migrantes en un espacio de no derecho.

Porque migrar es un derecho, no es un delito.