Día 6: Melilla

Publicado en Noticias

Tras el paso solidario por Málaga, alcanzamos territorio africano.

En Melilla, una elegante calle principal con solemnes edificios modernistas no logra enmascarar una realidad en la que se entremezclan las desigualdades, el clasismo más rancio y el racismo evidente. Orgullo patrio "españó" a raudales en una ciudad que te traslada a otra época que algunas personas añoran sin disimulo alguno. Muestra palpable de ello son los monumentos existentes en la ciudad o los numerosos falangistas y generales que dan nombre a unas calles que no conocen leyes de memoria histórica.

80.000 habitantes en un espacio reducido de 12 kilómetros cuadrados, rodeado de enormes vallas, cuchillas y fuerzas militares y policiales que permanentemente tratan de intimidar y extender el miedo.

Millones de euros invertidos desde que se inició la construcción de esta frontera física en 1998 tratando de proteger nuestros privilegios, previamente basados en el expolio y la generación de conflictos en muchos lugares del mundo.

Y cuando las vallas, alambres y cuchillas no son "suficientes" para frenar sueños, el sistema capitalista y patriarcal utiliza otras estrategias de control y opresión plasmadas en la situación de las trabajadoras de hogar y las porteadoras explotadas y resistentes, las lamentables condiciones del Centro de Estancia Temporal de inmigrantes (CETI) o la realidad desesperada de las y los menores no acompañados que tratan de sobrevivir en las calles de Melilla.

Como anuncian en su publicidad turística, "Todo un paraíso por descubrir".

Concentración frente al Palacio de la Asamblea de Melilla, donde el exministro de Interior Jorge Fermámdez Díaz daba una charla:

Concentración a las puertas del CETI de Melilla: